DISPOSICIONES REGLAMENTARIAS

DISPOSICIONES REGLAMENTARIAS PARA LA INVESTIGACIÓN ARQUEOLÓGICA EN MÉXICO

CAPÍTULO I

De las investigaciones arqueológicas

Artículo 1º. La investigación arqueológica en México es de interés social y causa de utilidad pública y corresponde al Estado su regulación por conducto del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Artículo 2º. El objeto de la investigación arqueológica es el estudio de los restos materiales y de su contexto cultural y ambiental, de las sociedades que existieron en el territorio nacional, así como su protección y conservación y la divulgación del conocimiento resultante.

Artículo 3º. Las investigaciones arqueológicas se sujetarán a los intereses científicos de la arqueología nacional, cuyas prioridades se establecerán, mediante propuesta del Consejo de Arqueología, por la Dirección General del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Artículo 4º. Las investigaciones arqueológicas comprenden dos modalidades, que son las siguientes: 1) Proyectos de investigación arqueológica originados por interés científico, 2) Proyectos de investigación arqueológica originados por la afectación de obras públicas o privadas, o por causas naturales.

I Proyectos de investigación arqueológica originados por interés científico.

• Reconocimiento sistemático de superficie, terrestre o subacuático, con o sin recolección de materiales arqueológicos, utilizando o no los medios que la tecnología moderna brinda.

• Excavaciones que impliquen la remoción controlada de estratos de cualquier tipo, con el fin de obtener los materiales arqueológicos incluidos y determinar las relaciones naturales, culturales, espaciales y temporales de ellos.

• Estudio, consolidación, conservación y mantenimiento de bienes inmuebles arqueológicos, e inmuebles por destino y su entorno cultural y natural.

• Estudio de bienes muebles arqueológicos, hallados en exploraciones arqueológicas o depositados en laboratorios, bodegas, museos, colecciones y lugares análogos.

II Proyectos de investigación arqueológica originados por la afectación de obras públicas o privadas, o por causas naturales.

• Salvamento: investigación arqueológica originada como consecuencia de la realización de obras públicas y privadas, cuya necesidad puede ser prevista. El área por estudiar esta determinada por las obras que originan la investigación, con tiempo disponible para llevar a cabo el trabajo de campo en forma planificada.

• Rescate: investigación arqueológica originada de manera imprevista como consecuencia de la realización de obras públicas, privadas o causas naturales. El área por ser investigada y el tiempo necesario para llevar a cabo la investigación de campo están determinados por esas obras o causas.

CAPÍTULO II

De los proyectos arqueológicos

Artículo 5º. Para realizar cualquier investigación arqueológica, sea de las dependencias del Instituto o de instituciones ajenas al mismo, se requerirá la presentación del proyecto de investigación al Consejo de Arqueología para su revisión y aprobación, según sea el caso. Se exceptuarán de lo anterior las intervenciones de rescate; sin embargo, se deberá notificar oportunamente de estos trabajos al Consejo de Arqueología.

Artículo 6º. El proyecto de investigación arqueológica será propuesto por un arqueólogo titulado, quien tendrá la responsabilidad del mismo.

Artículo 7º. El responsable de un proyecto arqueológico deberá formar parte del personal de la dependencia o institución solicitante y tendrá la obligación de estar al frente del proyecto hasta su conclusión.

Artículo 8º. Las instituciones que avalen proyectos arqueológicos son corresponsables con los titulares de éstos. En caso de incumplimiento no se renovarán los proyectos de dicha institución hasta que se regularice la situación que motiva dicho incumplimiento.

Artículo 9º. Los proyecto de investigación arqueológica incluirán los aspectos siguientes:

• Planteamiento general de la investigación.

• Análisis de antecedentes, basado en bibliografía y cartografía adecuadas al proyecto, así como en informaciones conexas.

• Planteamientos particulares de la investigación: causas y relevancias para la arqueología nacional.

• Duración total del proyecto especificando metodología, técnicas y sistemas que se emplearan en la investigación: programa general de aplicación y desarrollo; responsabilidad frente a los bienes inmuebles que puedan ser afectados, así como el compromiso de entrega de los productos finales de la investigación.

• Calendario de la temporada, incluyendo el de la investigación de campo, el de los análisis de materiales y de la información conexa, el de preparación de informes al Instituto Nacional de Antropología e Historia, y la entrega de los documentos y materiales arqueológicos.

• Personal que tomará parte en el proyecto. Se incluirá el curriculum vitae de los profesionistas, pasantes y estudiantes de carreras profesionales y técnicas afines al desarrollo del proyecto. El responsable del mismo presentará copias de legalizadas de los grados académicos respectivos. El empleo de resultados para elaborar tesis será notificado al Consejo de Arqueología.

• El proyecto incluirá las actividades, derechos y obligaciones de cada uno de los participantes.

• Presupuesto detallado del proyecto especificando las erogaciones previstas para cada uno de los renglones contemplados en la investigación. Los proyectos extranjeros, nacionales o ajenos al Instituto Nacional e Antropología e Historia deberán presentar el documento, dado por la institución o instituciones otorgantes del presupuesto, en el que se responsabilicen de la parte económica.

Artículo 10º. Cualquier excavación deberá estar justificada y precedida de la preparación del plano de la localidad arqueológica, señalando los restos de escombro de excavaciones previas, si las hubo, y alteraciones naturales o artificiales, así como el grado de estabilidad de los monumentos arqueológicos expuestos y de reconocimiento sistemático de superficie.

Artículo 11º. Para excavaciones arqueológicas que afecten restos arquitectónicos, el responsable del proyecto deberá seguir las normas internaciones, las nacionales y las cartas de restauro, así como las establecidas por el propio Consejo de Arqueología, quien recomendará las normas a seguir en casa caso especifico en la consolidación de los mismos.

Artículo 12º. La conservación de bienes muebles arqueológicos encontrados en las excavaciones y su entrega documentada a las dependencias competentes del Instituto deberán hacerse con base en las normas, convenios y recomendaciones establecidas o reconocidas por éste (véase capítulo V).

Artículo 13º. Toda excavación arqueológica deberá contar con los materiales básicos de conservación y personal calificado para su empleo, y así poder preservar cualquier tipo de objeto arqueológico (orgánico e inorgánico), fundamentalmente aquellos que por su fragilidad puedan destruirse, total o parcialmente in situ , en el transporte y durante su estudio.

Artículo 14º. Los pasantes en arqueología que laboran en el Instituto sólo podrán llevar a cabo un proyecto bajo la supervisión de un arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia que dé el aval, quien deberá dirigirlos y estar presente por lo menos un 25 por ciento de la duración del periodo de campo. Un arqueólogo que tenga un proyecto propio no podrá avalar más de un proyecto simultáneo.

Artículo 15º. Los especialistas en disciplinas afines y relacionadas con la arqueología, debidamente acreditados, podrán ejecutar trabajos en un proyecto arqueológico sólo a petición y bajo la supervisión del arqueólogo responsable. Los pasantes de estas disciplinas, además de cumplir con los requisitos señalados, deberán ser avalados por un especialista en la materia, miembro del Instituto o de reconocido prestigio, a juicio de éste.

Artículo 16º. Los estudiantes de las escuelas del Sistema Educativo Nacional, en arqueología o de especialidades afines y relacionas, podrán tomar parte en un proyecto sólo bajo la responsabilidad y con la supervisión directa de un arqueólogo titulado o de un profesionista de la especialidad correspondiente, miembro del Instituto o de reconocido prestigio en términos del artículo inmediato anterior.

Artículo 17 º. Las instituciones parte del Sistema Educativo Nacional que imparten la carrera de arqueología, podrán solicitar permiso para que sus estudiantes realicen practicas de campo y trabajos relacionados con el servicio social, dentro de los desarrollos de un proyecto arqueológico autorizado, bajo el cumplimiento de los siguientes requisitos:

• Se requerirá la aceptación por escrito del responsable del proyecto.

• Deberá comunicarse al Consejo de Arqueología la participación de estudiantes en práctica de campo o de pasantes realizando el servicio social.

• La inclusión de estudiantes en practica de campo estará condicionada por la presencia del profesor responsable del curso.

• Deberá sujetarse a los requisitos previstos en el artículo 15 del presente Reglamento.

Artículo 18º. No se autoriza a las instituciones que no forman parte del Sistema Educativo Nacional efectuar practicas de campo y actividades relacionadas con el servicio social en proyectos arqueológicos que se desarrollen en el país.

Artículo 19º. El proyecto deberá ser presentado al Consejo de Arqueología, a través de la dependencia responsable, en 2 copias digitales y 2 escritas en español, para su dictamen, en los siguientes términos:

• Los proyectos se analizaran durante las reuniones ordinarias y extraordinarias. La fecha de recepción de documentos termina con un día de anterioridad al inicio de los análisis, sin perjuicio de que los proyectos ser revisen en otras fechas, a propuesta del Director General del Instituto, del Coordinador Nacional de Arqueología o del propio Consejo.

• El Consejo de Arqueología emitirá su opinión a más tardar 30 días hábiles después del análisis realizado, comunicando su dictamen por escrito a la Dirección General del Instituto con copia a la Coordinación Nacional de Arqueología, Coordinación Nacional de Asuntos Jurídicos, a la institución o dependencia y al interesado.

• En el caso de aprobación de proyectos del INAH, la Coordinación Nacional de Arqueología dará las instrucciones necesarias a efecto de que la Secretaría Técnica del Instituto libere los fondos presupuestados para el proyecto.

• En el caso de que exista o no convenio especifico para proyectos de otras instituciones nacionales o extranjeras, después de haber sido aprobado por el Consejo de Arqueología, la Coordinación Nacional de Asuntos Jurídicos del mismo extenderá la autorización respectiva, en la que se incluirán las condiciones a las cuales debe sujetarse el proyecto y la aplicación del 15 por ciento con base en el presupuesto presentado. En caso de cambios de fechas, será necesario solicitar una nueva autorización ante dicha Coordinación Nacional.

Artículo 20º. El Consejo de Arqueología podrá aprobar de manera general un proyecto a largo plazo, pero la aprobación especifica cubrirá como máximo una temporada que no exceda de un año. La continuación del proyecto estará sujeta a la aprobación por el Consejo de los informes requeridos y a la aprobación del programa para la siguiente temporada.

Artículo 21º. Todo proyecto aprobado y cualquier otro trabajo arqueológico estará sujeto a supervisión a juicio de las autoridades competentes del Instituto.

Artículo 22º. El proyecto arqueológico, y las obligaciones del responsable del mismo, se considerarán concluidos una vez que las dependencias competentes del Instituto hayan aprobado el informe final del proyecto y recibido los materiales respectivos, con la documentación correspondiente y los productos finales de la investigación.

Artículo 23º. En los casos en que se prevean intervenciones en monumentos históricos que afecten pisos, patios, cuartos, tumbas, contextos y entorno arqueológico, se requerirá presentar proyecto para cuidar que el posible material que se encuentre sea preservado y estudiado por especialistas.

CAPÍTULO III

Del desarrollo de las investigaciones arqueológicas

Artículo 24º. La investigación arqueológica se llevará a cabo de acuerdo con el proyecto aprobado y, en su caso, con el convenio respectivo. El incumplimiento de los dispuesto será causa de suspensión de la autorización, independientemente de la aplicación de las sanciones previstas a los responsables por las Leyes y Reglamentos de la materia.

Artículo 25º. De ser necesario un cambio de proyecto, el responsable informará al Consejo, indicando las razones.

Artículo 26º. El responsable del proyecto lo es también de tomar las medidas que se requieran para proteger los restos materiales que se descubran durante la realización de los trabajos y deberá ponerse en contacto con la Coordinación Nacional de Arqueología, la que proporcionará la asesoría necesaria, siguiendo los puntos establecidos en los artículos 11 y 12.

Artículo 27º. El estudio de los materiales arqueológicos deberá llevarse a cabo en el lugar y en los plazos que hayan sido aprobados según el proyecto; deberá solicitarse autorización al Consejo de Arqueología para cualquier cambio que se requiera, explicando las razones de éste. En caso de aprobación se requerirá la autorización expedida por el Director General para efectuar el traslado de materiales, a través de la Coordinación Nacional de Asuntos Jurídicos del INAH.

Artículo 28º. El responsable de un proyecto y el personal que forma parte del mismo, llevarán a cabo el estudio integral de los materiales arqueológicos. No podrán entregarse materiales arqueológicos a otros profesionistas o instituciones, a excepción de lo dispuesto en estas normas. De ser infringida este disposición se procederá en términos legales contra el infractor.

Artículo 29º. Los materiales arqueológicos serán estudiados en territorio nacional; si el análisis necesario no puede llevarse a cabo en México, la solicitud para el envió de material al extranjero deberá turnarse el Consejo de Arqueología, el que indicará a las autoridades del Instituto si la solicitud es procedente. La Coordinación Nacional de Arqueología remitirá las solicitudes de exportación aprobadas, a la Coordinación Nacional de Asuntos Jurídicos del Instituto la cual hará el tramite correspondiente, indicando el lapso en el que las muestras deberán regresar al país, si el análisis no es destructivo.

Artículo 30º. El responsable del proyecto tiene la obligación de llevar un registro de los monumentos muebles que se localicen, completos o susceptibles a restaurarse.

CAPÍTULO IV

De los informes

Artículo 31º. Los arqueólogos responsables de una investigación arqueológica enviaran al Consejo, a través de su dependencia o institución, los informes respectivos sobre su investigación para su revisión y aprobación, en su caso. Se contemplan los siguientes tipos de informes:

a) Técnicos parciales.

b) Técnico final.

Se entregarán informes sobre las investigaciones arqueológicas que se hagan en sus diferentes modalidades, incluyendo las de rescate.

En su caso se tomará en cuenta, en lo referente a los informes, lo establecido en los convenios celebrados con instituciones nacionales o extranjeras.

Artículo 32º. Los informe técnicos parciales indicaran el avance de la investigación durante el periodos a que hagan referencia: contendrán la información obtenida con las ilustraciones fotográficas, cartográficas y dibujos que se requieran y en análisis preliminar de ésta, incluyendo la derivada de los materiales.

Artículo 33º. En cualquier proyecto de investigación es obligatorio proporcionar la información relativa al inventario general de localidades arqueológicas encontradas, con el deslinde y delimitación de las mismas.

Artículo 34º. Los investigadores deberán entregar cinco copias de sus informes técnicos y en los casos específicos que se requiera, éstos deberán incluir las formas correspondientes de la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicas del Instituto.

Artículo 35º. El informe técnico final contendrá toda la información obtenida en el curso de la investigación, incluyendo la que proviene del estudio de los materiales arqueológicos recuperados, análisis de esa información y las conclusiones correspondientes.

Artículo 36º. El informe técnico final, preparado según las normas establecidas por el Instituto, deberá presentarse al Consejo de Arqueología por quintuplicado, y dentro del término de un año contado a partir de la aprobación del último informe parcial y ser acompañado del catálogo de materiales arqueológicos resultantes de la investigación.

CAPÍTULO V

De los materiales arqueológicos

Artículo 37º. Se consideran materiales arqueológicos los siguientes:

• Todos aquellos materiales que muestran modificaciones producidas por la actividad humana.

• Materiales naturales sin modificar que se encuentren asociados con restos de ocupación y actividad humana.

Artículo 38º. Todo material arqueológico estará bajo la custodia del responsable de la investigación y la institución o dependencia patrocinadora de la misma, los cuales tomarán las medidas necesarias para su debida conservación, previa consulta con las autoridades competentes del Instituto cuando el caso lo amerite.

Artículo 39º. Todo material arqueológico tanto orgánico como inorgánico deberá entregarse al Instituto a medida que vaya siendo estudiado y deberá completarse la entrega al término de la investigación, debidamente catalogada y analizada. Éste determinará el destino final de los mismos, siguiendo las normas establecidas por el Instituto. Asimismo, se entregarán los muestrarios requeridos.

CAPÍTULO V

De las publicaciones

Artículo 40º. Los proyectos e informes entregados al Instituto en el curso de una investigación pasarán a formar parte del Archivo Técnico de la Coordinación Nacional de Arqueología y sólo podrán consultarse con permiso escrito del autor o autores dentro de los dos años siguientes contados a partir de la fecha de entrega del informe técnico final de la investigación.

Artículo 41º. Las reproducciones gráficas del material arqueológico podrán formar parte de las publicaciones emanadas de la investigación, siempre que se den los créditos correspondientes al Instituto por ser el material arqueológico propiedad de la Nación. Queda prohibido a los responsables de las investigaciones y las instituciones patrocinadoras otorgar permisos para la reproducción de esas ilustraciones sin contar con la autorización previa del Instituto.

Artículo 42º. El responsable de una investigación y la institución patrocinadora se obligan a entregar al Instituto, a través del Consejo de Arqueología, copias de las publicaciones emanadas de la investigación, en los términos siguientes:

• Cinco ejemplares de ponencias y conferencias que el responsable o los participantes de la investigación representen en reuniones científicas o académicas nacionales o en el extranjero.

• Cinco sobretiros de los artículos publicados en revistas o de los capítulos que forman parte de libros.

• Tres copias de las tesis que se deriven, parcial o totalmente, de la investigación. El empleo de resultados de la investigación para elaborar tesis está sujeto al otorgamiento del permiso correspondiente por parte de las autoridades del Instituto.

• Diez ejemplares de la memoria final de la investigación o de estudios parciales publicados en forma separada. Si son trabajos publicados por el Instituto no se aplicará este rubro.

• Las publicaciones arriba mencionadas se entregarán a más tardar seis meses después de la fecha de edición o de presentación, según sea al caso.

Artículo 43º. El Instituto se reserva el derecho de publicar los informes que le interesen dentro del término de cinco años, contados a partir de la entrega del informe final.

TRANSITORIOS

Primero. El presente Reglamento entrará en vigor a partir del día siguiente de su firma.

Segundo. Los proyectos de investigación arqueológica aprobados con anterioridad, se regirán por las disposiciones aplicables al momento de su aprobación.

 

México, D.F., 2 de junio de 1994