Flora y fauna de Tenochtitlán, la Sala 6 del Museo del Templo Mayor

ollin-consejo

¿Has visitado la renovada Sala 6 del Museo del Templo Mayor?

La Sala 6 del museo constituye un caso único, las excavaciones del Proyecto Templo Mayor han proporcionado una rica y variada información para el mejor conocimiento de los mexicas. Uno de los rubros en que se ha visto aumentado ese conocimiento es la enorme cantidad y diversidad de flora y fauna asociadas a él, que proceden tanto del Centro de México como de otros ecosistemas mesoamericanos. La forma de abastecerse de estos restos, ya fuera por intercambio o tributo; su utilización por el mexica; las características de las distintas especies; su simbolismo como parte de los conceptos religiosos y su asociación con los dioses, en fin, todo lo que atañe a su presencia en el Templo Mayor, son otros tantos datos que ayudan a comprender mejor lo que significaban en el México antiguo y en particular entre los mexicas. (Eduardo Matos Moctezuma).

De los materiales inéditos que incluye la sala, se encuentra una gran cantidad de materiales marinos recuperados en diferentes ofrendas de la Zona Arqueológica del Templo Mayor, como conchas, erizos, corales y restos óseos de peces que fueron usados por los mexicas para representar o generar asociaciones con el inframundo, o bien algún segmento del cosmos que corresponde a la cosmovisión prehispánica.

En cada uno de estos contextos, los vestigios arqueológicos, que en algunos casos corresponden a ranas o monos araña, tallados sobre piedras como jade, con gran precisión y detalles de cada animal; también hay esqueletos de jaguares o gatos salvajes, que fueron encontrados en tumbas y ofrendas, así como distintas especies de garzas y peces, en cuyo caso fueron conservados a través de un minucioso trabajo de taxidermia.

larazonsanluis_com

 

 

 

Los comentarios están cerrados.